Los principales fallos de los manómetros

Manómetro

Los manómetros son instrumentos utilizados para medir la presión de fluidos, tanto en estado líquido como gaseoso, dentro de un recipiente o circuito cerrado. Como explicamos en este artículo, la mayoría de los manómetros toman como referencia la presión atmosférica para sus mediciones, dando lugar a la llamada presión manométrica. Como cualquier instrumento de medida, los manómetros necesitan pasar por unos controles de calibración y de verificación para asegurar que cumplen con los parámetros establecidos por el Centro Español de Metrología (CEM).

Para evitar tener que realizar calibraciones de los manómetros constantemente, es recomendable conocer cuáles son los posibles fallos de los manómetros y como evitarlos. Así podemos asegurar que los resultados de las calibraciones son correctos y, por tanto, superarán las verificaciones técnicas. Las calibraciones pueden llevarse a cabo en laboratorios acreditados o no acreditados cuando el usuario lo crea conveniente. En el caso de las verificaciones técnicas, los manómetros tienen la obligación de pasarlas periódicamente (el plazo depende del fluido que mida y de la frecuencia del uso, entre otros) y deben realizarse por laboratorios como AIVT- Agroibérica Ingenieros Verificaciones Técnicas, acreditados por la ENAC.

¿Cuáles son los fallos más habituales en los manómetros?

En muchas ocasiones no es posible detectar los motivos exactos por los que un manómetro no funciona bien. Aún así, podemos detectar cuáles son los motivos más comunes por los que se dan fallos en los manómetros:

  • Por un error en la instalación o un uso inadecuado del mismo.
  • La obturación, que limita o impide el flujo correcto del fluido debido a sustancias ajenas que se adhieren a éste.
  • La sobrepresión sometida a un manómetro provoca daños en el elemento sensible. Es necesario estar pendiente de si los picos de sobrepresión son puntuales o continuos.
  • Una corrosión causada por ataques químicos provocados por el medio de medición o por agentes ambientales.
  • Las vibraciones mecánicas son movimientos periódicos que producen deformaciones y tensiones en los elementos del manómetro.
  • La temperatura a la que está expuesta el manómetro también puede provocar una avería. Tengamos en cuenta que un manómetro convencional de glicerina aguanta una temperatura ambiental de entre -20 y 20 grados centígrados; además de una temperatura del medio de máximo 60ºC. Para otras circunstancias ambientales existen manómetro especiales con un aceite de silicona que puede aguantar temperaturas extremas.
  • En bombas o compresores donde se den una fluctuaciones bruscas de presión. Estas pulsaciones son como golpes para los elementos del manómetro y repercuten en su vida útil.

¿Cómo evitarlos?

Lo más importante es elegir un buen manómetro en base a las condiciones de uso que va a soportar. Después de escoger el manómetro que necesitamos, es necesario realizar una buena instalación para asegurar un buen funcionamiento del mismo. También es importante llevar un control de calidad y unas revisiones periódicas para prever el daño antes de que surja y poder evitarlo. Por otro lado, existen productos y herramientas que ayudan a mitigar los efectos provocados por el uso y las condiciones del manómetro:

  • Obturadores, para absorber y amortiguar los golpes provocados por fluctuaciones de presión.
  • Torres de refrigeración, para proteger de temperaturas extremas.
  • Sellos separadores, protegen los elementos sensibles del instrumento y en ciertos usos son obligatorios.
  • Limitadores de presión, protegen de la sobrepresión continua y puntual.
  • Sifones, contra pulsaciones del medio , golpes de ariete y temperaturas del medio muy altas.

Realice las pruebas de calibración y verificaciones técnicas con AIVT. Consulte nuestros servicios y solicite información sin compromiso.

El estado de los manómetros en las gasolineras españolas

El estado de los manómetros en las gasolineras españolas

Todo conductor sabe lo importante que es verificar la presión de los neumáticos cada cierto tiempo. La DGT recomienda revisarlos cada 2.000 kilómetros recorridos. No obstante, el estado de los manómetros en las gasolineras españolas no es del todo bueno. Falta precisión, zonas debidamente indicadas y etiquetas identificativas de certificado de calidad. La norma exige que tanto los surtidores de combustible y de urea como los manómetros ubicados en las estaciones de servicio deben pasar un control anual. Se trata de una verificación técnica para comprobar el buen estado de los aparatos y salvaguardar el bienestar de los trabajadores, usuarios y medio ambiente. Recordamos que las gasolineras prestan un delicado servicio, ya que el manejo indebido de combustible puede acarrear importantes consecuencias. Así mismo, ofrecer servicios no seguros o de mala calidad como manómetros imprecisos pueden ocasionar graves accidentes de tráficos.

Estudio sobre manómetros en las gasolineras españolas

Un estudio realizado hace unos años por RACE y en colaboración con el fabricante de neumáticos Goodyear concluyó que más de un 60% de los manómetros examinados estaban averiados o no garantizaban una medición correcta. El estudio se llevó a cabo en 161 estaciones de servicios. Estas estaban distribuidas en siete comunidades autónomas: Madrid, Castilla y León, Castilla La Mancha, Extremadura, Comunidad Valencia y Andalucía.

¿Podemos confiar en lo que indique el manómetro de la gasolinera? En principio sí, ya que los manómetros analógicos tienen regulada las fases de verificación periódica y verificación después de reparación por la Orden 25/4/1995. Este estudio se publicó hace varios años y causó gran revuelo. Varias revistas sobre circulación vial publicaron noticias relacionadas y en la actualidad las estaciones de servicio parecen haber tomado conciencia.

Los motivos más comunes por los que fallan los manómetros para neumáticos son: vibraciones mecánicas que producen deformaciones y tensiones sobre un medio continuo; sobrepresión, es decir, someter a una presión superior al límite; y la corrosión, que se trata de una destrucción gradual causada por agentes químicos. También podríamos destacar la obturación. Nos referimos a la limitación del flujo de aire debido a sustancias ajenas que se adhieren a los conductos del manómetro. Si quiere saber más sobre manómetros le recomendamos leer este post.

Control metrológico de manómetros

Los titulares de manómetros en funcionamiento para uso público deben solicitar la verificación técnica pertinente cada año. Además si el aparato sufre alguna reparación o modificación, también está obligado a solicitar la verificación.

Se entiende por verificación, tal y como indica la norma, el conjunto de exámenes administrativos visuales y técnicos que pueden ser realizados en un laboratorio o en el lugar de uso. Su cometido principal es comprobar y confirmar que un instrumento en servicio, después de una reparación o modificación o simplemente, tras de un año de servicio, funcione conforme a su reglamentación específica.

Tal y como se recoge en la normativa vigente, el procedimiento de verificación de un manómetro para neumáticos consta de dos exámenes. Uno administrativo y otro metrológico. Para el primero, el demandante de la inspección tendrá que elaborar un boletín de identificación de acuerdo a las bases que aparecen en el anexo I de esta norma. Por otro lado, para llevar a cabo el examen metrológico se deberán realizar varios ensayos.

Examen metrológico de los manómetros en gasolineras españolas

En primer lugar, se debe disponer de un manómetro que siga el patrón nacional previamente a su uso en la verificación. Para la prueba de funcionamiento, el inspector presurizará el manómetro para neumáticos hasta el límite superior de la escala durante un minuto. Mientras tanto, se comprobará el mantenimiento de la lectura y la posible existencia de los siguientes defectos:

  • Movimiento duro de la agua, a saltos o sin suavidad.
  • Descenso de la aguja manteniendo constante el valor de la presión.
  • No funcionamiento de la válvula de desinflado.

Si el encargado de la inspección observa la presencia de cualquiera de estos defectos, el manómetro no superará la fase de verificación.

Por otro lado, también se realiza el ensayo de medida de presiones. Esta prueba se superará si terminado el ensayo, y transcurrido cinco minutos en reposo, el dispositivo indica el valor cero o presenta una desviación que no exceda el error permitido.

Servicios de verificación técnica

AIVT son las siglas de Agroibérica Ingenieros Verificaciones Técnicas. Funcionamos desde hace más de diez años con un gran grupo de profesionales y nuevos medios. En AIVT estamos comprometidos con la información y la formación de profesionales como usted. Creemos que la profesionalidad es el signo de distinción en el mercado.

Por ello, AIVT trabaja para que sus servicios sean de máxima calidad y cumplan con la normativa vigente. Si tiene dudas sobre la Metrología Legal puede consultar esta entrada.

Tipos de manómetros y su utilidad

Tipos de manómetros y su utilidad

Los manómetros son una de las herramientas que forman parte de la metrología legal. Estos instrumentos se utilizan para medir la presión de fluídos, líquidos o gaseosos, dentro de una espacio o circuito cerrado. La mayoría de los manómetros que existen en el mercado utilizan la presión atmosférica como referencia para medir la de los gases o fluídos contenidos, dando lugar así a la llamada presión manométrica. Para un correcto uso de estos instrumentos es necesario conocer los diferentes tipos de manómetros y su utilidad dependiendo del contenedor y del contenido que se quiera medir.

Diferentes tipos de manómetros

Manómetro Bourdon

El manómetro Bourdon se basa en un sensor conocido como tubo Bourdon. Este instrumento tiene un sistema de medida formado por un tubo aplanado que tiende a enderezarse con el aumento de la presión. La forma y el material del tubo dependerá de la presión que se quiera medir, aunque los más comunes son de latón. Los manómetros Bourdon se clasifican según su diámetro, su elemento sensible y el material de fabricación. Las diferencias entre unos y otros están en fin para el que sirve cada uno.

Según el diámetro

El diámetro del manómetro viene a ser el tamaño de la esfera donde se lee la indicación de la presión. Las medidas más habituales que encontramos en la industria son:

  • 40 y 50 mm para presiones entre 2.5 y 60 bares. Estos manómetros suelen utilizarse en empresas de neumáticos, contra incendios y reguladores de presión. Aunque sus conexiones suelen ser en latón, es posible realizarlo en otros materiales y para otras presiones.
  • La esfera de 63 mm y de 100mm se utiliza en la industria para conexiones de 1/4 y 1/2. Estos manómetros los encontramos en todos los materiales, según su necesidad.
  • Los diámetros de 160mm y 250mm se utilizan para presiones elevadas y en laboratorios. El material más común con el que se hacen es el acero inoxidable.
Según el elemento sensible

El elemento sensible de un manómetro es el componente mecánico elástico que experimenta una deformación en proporción a la presión medida. La elección del material del elemento sensible dependerá del rango de presión que se quiere medir:

  • Para presiones entre 5 mbar y 600 mbar se usa una cápsula o membrana.
  • Un fuelle metálico es utilizado para medir presiones de hasta 7 bar y presiones absolutas.
  • Para presiones entre 1 bar y 60 bar se usa un tubo bourdon.
  • En el caso de presiones de 160 bar o superiores utilizamos un tubo helicoidal.
Según el material de fabricación
  • Los más comunes y más económicos que encontramos tienen el sistema de medida en latón y los demás materiales en ABS o acero.
  • Otros son mixtos, donde el sistema de medida es en latón y las cajas protectoras en acero inoxidable. Normalmente suelen utilizarse llenos de glicerina para amortiguar las vibraciones mecánicas.
  • Los manómetros inoxidables están hechos con sistemas en inoxidable AISI 316 y con las cajas protectoras en acero inoxidable con o sin glicerina (para manómetros secos).

Manómetro de columna líquida

Los manómetros de columna líquida son la opción más sencilla y utilizada para medir presiones y mostrar el nivel de líquidos de un recipiente o tanque. En estos casos se realiza una medida directa de la presión en el punto de unión gracias a la altura o diferencia de nivel a la que se eleva un líquido en un tubo vertical. El tubo vertical (mayormente se utiliza el tubo en U) puede estar abierto y conectado a un aparato que contiene un líquido o cerrado, también llamados manómetros diferenciales.

Todos estos manómetros indican la diferencia entre dos presiones diferentes a la de la atmósfera. Para ello se utiliza un fluido, llamado manométrico, que será el encargado de formar la columna líquida para medir la presión del interior del recipiente. El fluido manométrico puede ser cualquier líquido que no se mezcle con el líquido que está a presión. Para presiones elevadas, grandes diferencias de presión o altos vacíos se utiliza el mercurio como fluido manométrico. Por el contrario, para presiones bajas se usa agua, alcohol u otro líquido con una densidad más baja que la del mercurio.

Manómetros de columna líquida diferenciales

Los manómetros diferenciales con tubo en U se dividen en dos modalidades:

  • Los de tubo en U diferencial que miden la diferencia de presiones entre dos puntos gracias a la altura del fluido manométrico.
  • Los manómetros con tubo en U invertida, donde el líquido que llena el tubo es ligero y se usa para medir la diferencia de presiones en líquidos cuando las columnas abiertas son muy elevadas, o cuando el líquido a presión no puede ponerse en contacto con la atmósfera.
Manómetros para presión abtoluta

Otro modelo de manómetros de columna líquida  son los usados para medir la presión absoluta del fluido a presión. Para ello se toma el espacio de vacío total o perfecto que se queda encima del mercurio y se mide con referencia a una presión nula.

Manómetros de columna inclinada

Los manómetros de columna inclinada son usados para medir diferencias de presión muy pequeñas por la amplificación que ofrece este tipo de lectura en comparación con los manómetros de columna de líquido. Estos manómetros con el tubo en U inclinado se utilizan porque la longitud de la altura o la carga pueden multiplicarse por la inclinación de la columna líquida y la escala será así más ancha.

AIVT ofrece servicios de metrología legal para realizar las verificaciones e inspecciones de los manómetros digitales y/o analógicos de su empresa. Consúltenos e infórmese sobre nuestros servicios.